Ecuador, viaje a la autenticidad

    Ecuador, viaje a la autenticidad
    viaje lujo remoto experiencia barco Anakonda Amazonas Ecuador
    Inge Mar, 14/04/2020 - 14:46
    Spanish
    Gonzalo Gimeno, managing partner de Elefant Travel
    10
    Ecuador
    Cautivador
    Grandes viajes
    Mi viaje a Ecuador comenzó y terminó entre sonrisas. El objetivo principal era explorar el Ecuador continental menos conocido. La autenticidad de las personas e historias que encontré en el camino superaron todas mis expectativas.

    No sé si fue casualidad o no, pero mi viaje de prospección a Ecuador comenzó y terminó entre sonrisas. Mi objetivo era explorar el Ecuador continental menos conocido, para determinar el nivel de calidad e interés del país y decidir si recomendarlo, o no.

    Aterricé en el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de Quito, después de 10 horas de vuelo desde Madrid, y me estaba esperando Santiago, experto local y gran amigo personal, con su mejor carta de presentación: una sonrisa que no le cabía en la cara. 

    Más que expectativa, que la solemos tener en cada uno de los viajes que realizamos, tenía dudas de si el país estaba preparado para recibir a un turista de lujo en términos de hostelería, servicios e infraestructura. Y la verdad es que me topé con un escenario sorprendente y auténtico a más no poder. 

    "Me esperaban siete días de intenso trabajo y mi misión era descubrir una tierra de contrastes, un Ecuador colonial, amazónico y urbano, diferente al que tenemos de referencia: Galápagos"

    Lo primero que vi en Quito fueron las típicas calles estrechitas y casas coloniales tan bonitas y características de las capitales de la región. Me sorprendió la enorme labor de restauración del casco histórico, la monumentalidad de su arquitectura colonial y el hecho de que a pesar de ser una zona cultural que atrae turismo, sigue respirando el espíritu de un barrio habitado por gente local. En mis visitas a diferentes hoteles, busqué aquellos pequeños y con encanto que respirasen el sabor del nuevo Quito que surge con fuerza e identidad propia. 

    De todos los que visité, el que más me llamó la atención fue el Hotel Illa, diseñado y decorado por sus dueños, quienes me contaron cómo transformaron esta casa colonial de tres pisos y con estructura clásica en tres escenarios con las diferentes épocas artísticas de la historia del país, fusionando el arte contemporáneo ecuatoriano con una arquitectura que sin duda sorprende. Además, pude disfrutar de una experiencia gastronómica de 7 pasos que no me esperaba. 

    Descubriendo Quito

    Horas más tarde visité la Catedral de Quito, que por supuesto es una parada obligada, y luego terminé en un convento de monjas del siglo XVII, cuya iglesia estaba en plena restauración. Tuve la gran suerte de poder subirme por los andamios con los restauradores de la UNESCO y entender mejor todo el proceso. Estar a decenas de metros de altura, bajo un artesonado mudéjar de hace más de 300 años, fue algo sorprendente. Los restauradores me transmitieron el concepto sobre la dificultad de elegir que época restaurar, ya que el edificio había pasado por sucesivas restauraciones en sus siglos de historia. Pero, ¿cuál sacar a la luz? ¿Barroco? ¿Renacentista?  

    viaje lujo Ecuador Plaza Grande de Quito
    Vista de la Plaza Grande de Quito con la catedral al fondo

    Los museos de Quito son simplemente extraordinarios. La Capilla del Hombre y la Casa y Fundación Oswaldo Guayasamín recogen el legado de un artista universal, del porte de Picasso. La colección privada del museo de arte precolombino, La Casa del Alabado, me dejó en autentico “shock” al descubrir piezas precolombinas de más de 3.000 años de antigüedad de una belleza y precisión impactantes. Toda la colección gira en torno al misticismo y espiritualidad de una cultura milenaria para mi totalmente desconocida.

    La alta gastronomía está abriéndose paso en Quito poco a poco. Daniel Maldonado es el dueño y chef de Urko, quien habiéndose formado en España, regresó a Ecuador para expresar una nueva forma de entender la gastronomía de su país. ¿Será la próxima estrella Michelín de Quito?

    Para mí lo más bonito de viajar es poder descubrir la cultura local a través de personas y tradiciones ancestrales. Ya en el interior del país, en Otavalo, pude conocer el último telar artesanal de la zona, ya que hoy en día todo es importado de China. Su legendario artesano me mostró su cultivo de chinchillas (insectos) con cuya sangre obtiene un rojo y morado intenso para los tintes de sus ponchos, mantas y alfombras, o las decenas de flores con las que pinta sus lanas de oveja, alpaca y vicuña. 

     

    Lo más bonito de viajar es poder descubrir la cultura local a través de personas y tradiciones ancestrales

    El encanto de una hacienda colonial

    En el vecino pueblo de Ibarra, me topé con una hacienda centenaria con una gran cruz de piedra en su patio. Un casco colonial del siglo XVII convertido en un hotel de lujo y una fundación. 

    Y es que esta hacienda de producción agrícola y ganadera es una joya, sinónimo de lujo, tradición y fauna silvestre. Pertenece al ex Presidente de Ecuador Galo Plaza Lasso y en su interior se tejen un sinfín de historias familiares, relacionadas con su fábrica de quesos, huertos ecológicos, talleres de bordado y un increíble proyecto de conservación de Cóndores y Osos Andinos dirigido por Jan, un biólogo francés ya con acento ecuatoriano después de tantos años en la zona.  

    Debo decir que lo que más me llenó el espíritu durante mi visita fue la autenticidad de las personas que viven y trabajan allí. No te venden nada. No es un museo turístico. El señor de la vaca es el señor de la vaca y la que está tejiendo es la que está tejiendo. No es un turismo de: “mañana a las 8 tenemos actividad de kayak”, sino que disfrutas de una caminata con Jan y te va contando su día a día junto a los cóndores y osos andinos; o sencillamente te vas a dar un paseo en caballo por el valle, donde el único protagonista es el paisaje, nada menos que volcanes de más de 6.000 metros de altitud de fondo.  A través de su fundación, la Hacienda vertebra la integración de todo el valle con proyectos de educación, conservación del medio ambiente y desarrollo de la comunidad local. (www.fundaciongaloplazalasso.org)

    • viaje lujo ecuador hacienda zuleta
    • viaje lujo ecuador experiencia caballo hacienda zuleta
    • hotel lujo ecuador hacienda zuleta
    • experiencia hotel lujo ecuador hacienda Zuleta
    • En este valle habitan los cóndores y el oso andino
    • Un paseo a caballo es la mejor forma de conocer el entorno de Hacienda Zuleta
    • Una hacienda centenaria del s.XVII reconvertida en hotel de lujo
    • Un taller de bordado permite descubrir este tipo de artesanía ancestral de la zona

    Desde la capital ecuatoriana del Amazonas, Orellana, me esperaban 3 noches y 4 días de aventura a bordo del barco Anakonda, un auténtico hotel flotante, que encontré fantástico para viajar en familia con niños por la selva.

    Aprendí que en el Amazonas, las aguas de color negro, tienen un Ph que impide la eclosión de mosquitos. Navegamos por la selva mientras los guías locales, quienes conocen cada palmo de la zona, nos develaban las maravillas de la naturaleza. En los diferentes desembarcos, junto a las mujeres y niños de las aldeas, descubrí cómo extraían la savia de los árboles para fabricar pegamento o cómo fermentaban las frutas para producir algún licor. Aunque su estilo de vida sigue siendo muy tradicional, nos pudimos comunicar sin ningún impedimento ni necesidad de traductor. 

    viaje lujo experiencia barco Anakonda Amazonas Ecuador
    El Anakonda navegando por un afluente del río Napo, donde viven bancos de pirañas
    viaje experiencia lujo selva Amazonas Ecuador
    Paseo por la selva del Amazonas, el hogar del mayor número de especies animales y de plantas del planeta
    viaje lujo experiencia barco Anakonda Amazonas Ecuador
    El Anakonda navegando a través del Amazonas. La selva amazónica produce el 20% del oxígeno de la Tierra

    La verdad es que Ecuador no dejó de sorprenderme ni un minuto. Aún recuerdo el momento en el que llegué al Parque Nacional de Cotopaxi, donde está El Cotopaxi, el volcán activo más alto del mundo. Incluso, más alto, que el Everest desde la base; o la conocida Avenida de los Volcanes, donde pude verlos, uno detrás del otro, llenos de nieve y glaciares, y con una altitud de 5,000 – 6,000 metros. Por suerte, aunque hacía frío y el ambiente estaba algo húmedo, no tuve que lidiar con el conocido “soroche”, mal de montaña o mal de altura, propio de esta zona.

    Las rosas de Ecuador

    En las plantaciones de flores de la Hacienda de la Compañía me enteré de que Ecuador es el segundo exportador de rosas del mundo, después de Colombia, y que desde que se corta una rosa, pasa por el mercado de subastas en Ámsterdam, hasta que llega a una floristería en Madrid pueden transcurrir tan solo 24 horas.

    Y lo más valioso fue que esto me lo contaron las mismas mujeres que trabajan allí. Aprendí cómo la industria de las flores está cambiando las estructuras sociales del Valle. Las plantaciones tan solo emplean mujeres, quienes por primera vez perciben un salario fijo directo y no dependen únicamente de los ingresos que pueda aportar su marido. Además, las plantaciones ofrecen servicio de guardería infantil gratuita que aporta un mayor equilibro familiar. 

    Me enteré también de que el famoso ‘sombrero Panamá’ es netamente ecuatoriano, pero tomó este nombre porque fue utilizado en la construcción del canal de Panamá. Me hizo gracia cuando me lo dijo uno de los artesanos más reconocidos de Quito, mientras me enseñaba su taller y sus sombreros 100% de origen vegetal, los cuales pueden llegar a costar hasta mil quinientos dólares los de mayor calidad. 
     

    Ecuador es el segundo exportador de rosas del mundo, después de Colombia. Desde que se corta una rosa y pasa por el mercado de subastas en Ámsterdam, hasta que llega a una floristería en Madrid pueden transcurrir tan solo 24 horas.

    viaje lujo experiencia rosas ecuador
    En Ecuador hay unas 4.200 hectáreas sembradas con rosas

    Creo que podría seguir escribiendo hojas y hojas de los personajes que conocí y cuánto disfruté en Ecuador.  Lo más bonito fue ver que detrás de cada paisaje y cada personaje hay personas reales con historias y anécdotas fascinantes por descubrir. 

    Para concluir mi relato debo decir que si mi aterrizaje en Ecuador fue mágico, mi regreso a Madrid me dio una última sorpresa. Cuando llegué a Barajas, a la terminal 4s, me encontré con el mítico mural del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín.  Es curioso porque lo veía cada vez que iba al aeropuerto, pero no era consciente de la joya que tenía en frente de mí.  Quisiera pensar que se trató de un guiño de bienvenida por su parte, algo así como un deja vu de cuando visité su museo y sus pinturas, inspiradas en Picasso, y me dejaron un dulce sabor de boca, tan dulce como toda mi visita a Ecuador.

    viaje lujo Gonzalo Gimeno Elefant Travel selva Amazonas Ecuador
    Gonzalo Gimeno, managing partner de Elefant Travel en la selva del Amazonas
    Viaja
    viaje lujo remoton selva Amazonas Ecuador
    viaje lujo remoton selva Amazonas Ecuador
    0

    Puedes irte de la India pero la India no se irá de ti

    Puedes irte de la India pero la India no se irá de ti
    viaje lujo India
    Inge Dom, 12/04/2020 - 18:43
    Spanish
    Júlia Ávila, travel designer
    9
    India
    Fascinante
    Grandes viajes
    Sonará a tópico, pero a India, o la amas o la odias. Te reta y jamás te deja olvidar que estás en India: A través de un olor, una mirada, un sentimiento o todo al mismo tiempo.

    ¿Primera vez en India? Preguntó el conductor que me recogió en el aeropuerto de Delhi. Le respondí que sí, pese a todo mi escepticismo acerca de viajar a India, ahí me encontraba sin saber que India sería un viaje inolvidable y que el tópico del antes y el después se cumpliría. Quería entender qué tiene este país para que transforme a la gente y tenía 15 días por delante para descubrirlo.

    No lo negaré, el primer contacto fue impactante, incluso se me llegó a pasar por la cabeza el “ya sabía yo que India no era para mí”, pero tan solo bastaron unas horas en el caos de Delhi para empezarlo a disfrutar. Delhi es un hervidero donde los semáforos son de adorno y la locura se apodera de sus calles repletas de tuc tucs y coloridos mercados.

    Tras visitar la parte más cultural de la ciudad como el Fuerte Rojo (emblema de la hegemonía mongola) y la Mezquita de Jama Masjid, la más grande en todo el país y el último deseo del mismo emperador que decidió construir el Taj Mahal, me dirigí al Gurdwara Bangla Sahib, el principal templo Sij de la ciudad.

    Y es que, callejeando por la ciudad se ven muchísimos hombres con turbante, los Sijs. Se trata de una de las comunidades más grandes del país y me intrigaba qué hay detrás de esta comunidad. El templo es un importante lugar de peregrinaje ya que cuenta con una copia del libro sagrado. Lo que más me impresionó es que diariamente los fieles se concentran en el templo para comer, y es que todos los templos Sij cuentan con cocina comunitaria en la que se sirve un thali compuesto de un guiso de lentejas con patatas. ¡Me faltó tiempo para remangarme la camisa y participar!

    Se dice que la ciudad de Johdpur es azul porque es el color de Shiva, el dios hindú de la destrucción y la renovación del universo

    Descubriendo Jodhpur

    Otro de los aspectos que me fascinó de Delhi es que las ruinas, tuk tuks y monumentos con una historia fascinante conviven cara a cara con la nueva sociedad hindú, moderna y vanguardista que levanta su mirada hacia un futuro prometedor, pero sin olvidar el pasado de su país.

    Dejé Delhi atrás para seguir hacia Jodhpur. A tan solo dos horas de Jaipur y a la sombra del mítico castillo de Mehrangarh, esta ciudad de callejuelas repletas de templos es un paraíso para viajeros de verdad.

    Jodhpur es una de las ciudades más conocidas del Rajastán pero fue sin duda el gran descubrimiento del viaje. Y es que, con tan solo poner un pie en esta ciudad, me sentí embriagada por la calidez de sus gentes y el intenso azul que la decora y la hace única. No es de extrañar que este catalogada como una de las ciudades azules más bonitas del mundo. 

    El hotel RAAS Jodhpur, absolutamente moderno por dentro y con un diseño exterior de arquitectura haveli, es sin duda un tesoro por descubrir, un precioso hotel boutique, elegante en su decoración y diseño pero que a la vez combina a la perfección con la ciudad amurallada de la ciudad donde casi se encuentra camuflado. Actúa como un auténtico oasis dentro del caos de la ciudad. El lugar perfecto para desconectar es la maravillosa piscina central que funciona como refugio idóneo para el sol ardiente.

    Por la noche, nada más especial que disfrutar de las vistas después de un intenso día, y es que la mayoría de las habitaciones cuentan con unas vistas panorámicas de la fortaleza iluminada. La famosa expresión “sense of place” cobra sentido en este mágico lugar cuando desde cualquier punto de la ciudad, sientes los valores más tradicionales de la cultura hindú.

    viaje lujo India Jodhpur
    Vista de la ciudad de Jodhpur, la segunda ciudad más grande del estado de Rajastán

    Tras un par de días en Jodhpur, y sumando kilómetros a través del paisaje de la estepa Rajastaní, continúe el viaje hacia Bisalupur y es que India no son solo templos y ciudades vibrantes. En un recóndito paisaje de formaciones de granito y bancos de arena se encuentran las diez tiendas bajo el sol rojizo de Sujan Jawai.

    Se trata de un proyecto de la Sujan Luxury, en la que se puede vivir de la manera más respetuosa con el medio ambiente, como los últimos nómadas del país que llevan siglos recorriendo el lugar. Tiendas de tela, con acero inoxidable, detalles en cuero y cuidadosamente decoradas para tener una auténtica experiencia de glamping y mezclarnos con los leopardos, flamencos rosas y cocodrilos que viven en el área con total libertad.

    viaje lujo safari glamping India
    El campamento de Jawai parece salido de una película de África
    viaje lujo safari leopardo India
    Los leopardos viven en libertad en la estepa rajastaní

    Siguiendo con los contrastes, abandoné los leopardos para continuar hacia la penúltima parada de mi viaje, la ciudad sagrada de Varanasi.

    Es imposible que Varanasi te deje indiferente y no llevarlo al terreno más íntimo y personal. Definiría Varanasi como intentar explicar lo inexplicable, por lo que me resulta complicado reflejar lo que significó esta ciudad. Supongo que debe ser porque las emociones no se pueden explicar con palabras. Varanasi es la meca del hinduismo y por consecuencia la ciudad más espiritual del país.

    Lo más impactante de aquí es el acercamiento a la muerte y una forma diferente de celebrarla o concebirla. La muerte vivida de cerca como nunca antes, la fina línea que separa la vida de la muerte y la máxima expresión de unas creencias religiosas y sociales tan diferentes a las occidentales. De alguna manera, mis prejuicios o mi coraza autoimpuesta impidieron que Varanasi me dañara, pero no que me impactara y sanara a partes iguales.

    Varanasi es la meca del hinduismo y por consecuencia la ciudad más espiritual del país. Bañada por el río sagrado Ganges, acuden peregrinos de todo el país para realizar rituales y ceremonias religiosas

    Ya me acercaba al final del viaje, por lo que ya había experimentado India en todo su esplendor, pero Varanasi es diferente, está cubierto de misticismo y una energía especial. 

    Levantarme de noche para acudir a ver amanecer desde el Ganges para contemplar las ceremonias de purificación de niños y mayores o vivir la ceremonia Aarti en primera persona, son experiencia que de bien seguro han marcado un antes y un después en mi historial de vivencias.

    viaje lujo India ceremonia Varanasi
    Ritual religioso a orilla del río Ganges, en la ciudad de Varanasi

    El turbante clásico de Rajastán es una tela de entre 3,5 y 6 metros de longitud. Enrollada sirve como cuerda, plegada como manta y enroscada como protección del sol e incluso de base para llevar objetos de peso sobre la cabeza. Sus vivos colores varían en función del área geográfica o de la ocasión.

    viaje lujo Rajastán India
    Hombre ataviado con el turbante clásico de Rajastán

    Aunque pueda sonar a un viaje típico, ningún viaje a la India estaría completo sin la visita del Taj Mahal. Una de las Maravillas del Mundo y sin duda la joya de la corona, su cúpula blanca es inconfundible. 

    Reconozco que mi actitud un poco escéptica respecto a los lugares más turísticos alrededor del mundo y que más expectativas crean a los viajeros, desapareció por completo en este caso en el momento en el que pasé el primer arco y LO VI: el Taj Mahal asomándose tras los primeros rayos de sol reflejado en las fuentes de sus cuidadísimos jardines.

    viajes lujo taj mahal india
    Un viaje a la India estaría incompleto sin una visita al Taj Mahal

    La imagen corta la respiración incluso al viajero más experimentado. Pese a no poder parar de fotografiarlo, intenté con todas mis fuerzas concentrarme en guardar en mi mente ésa imagen para poder revivirla siempre que piense en India. Me atrevería a decir que dentro de unos años cuando recuerde mi primer viaje a India, seguiré recordando ese instante.

    Pureza y belleza son los adjetivos que están detrás de esta maravilla de la arquitectura mogol levantada junto al río Yamuna. ¡Y pensar que es el fruto de una historia de amor entre el emperador Shah Janah y su esposa favorita, Arjumand Bano Begum!

    Sonará a tópico, pero a India, o la amas o la odias. Te reta y jamás te deja olvidar que estás en India; a través de un olor, una mirada, un sentimiento o todo al mismo tiempo.

    Me bastaron 17 días para darme cuenta de que India son extremos, las comidas dulces serán muy dulces, las picantes te harán llorar y como dice el dicho, “puedes irte de la India pero la India nunca se irá de ti”.

    Viaja
    viaje lujo India Elefant Travel
    viaje lujo India
    0

12 MESES, 12 HISTORIAS

12

Una historia al mes durante un año

Elige los temas que te interesan

5'

Cinco minutos de inspiración

El día que tú decidas

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Errante es un proyecto de Elefant logo